miércoles, 30 de marzo de 2011

UNA ESTRELLA...


                                Sin ser de noche
                                Sin mirar a las alturas
                                ¡Oh sorpresa mía!
                                He visto una estrella...

                                Sentido… solo con verla,
                                Tanto infinito, tanta grandeza.
                                Me ha mirado, sonreído,
                                Es mi Estrella...

                                ¡Oh sorpresa mía!
                                Una maravilla en mi mundo…
                                Humano soy,
                                En la mía naturaleza.

                                Sin ser de noche,
                                Sin mirar a las alturas,
                                Me ha tocado una estrella,
                                Rozado, abrazado, hasta besado...

                                Vuelco en mi corazón,
                                Descarga de mil sensaciones,
                                Luz de vida, reflejo de amor...
                                Iluminado

                                Sin ser de noche,
                                Sin mirar a las alturas,
                                Esta conmigo…para siempre a mi lado...

                               Es mi estrella.
           
                                     *José Manuel Salinas*
                                                D.R.


                                 


martes, 29 de marzo de 2011

LÁGRIMAS DEL ALMA...

Bendito ósculo callado; que prodigas los amores irreverentes que despliegas con tu aroma. Eres  como el vuelo de una mariposa, sutil, sereno, casi armonioso…pero premeditado hacia un punto concreto.
Solo das sentido a mi alma cuando siento en mi boca tus labios generosos y absorbes como una esponja las mieles que liban las hacedoras; dejando una mancha clara cuando te apartas y la sensación voluptuosa de necesitarte cada segundo saciando mí copa.
¡Quítame la sed que ahoga mi alegría!...llena este corazón vacuo que no soporta la distancia entre tu piel y la mía.
Seréname con cercanías; aunque sean fantasmales, necias o ridículas…solo preciso sentir que soy tuya, como el tallo es de la margarita y no esta sensación de soledad que me cubre en espera perenne de una estival caricia.
Las horas de hastío recorren mi cuerpo, pusilánimes sesos incapaces de dar la orden de no echarte de menos. Retórica emoción que me deja sumida en la melancolía, viviendo en mundo oníricos donde el espacio es enorme y lo acaparas por completo con tus modos serenos.
Eres tu amado mío, el sustento que le da vida al incauto sentimiento de adorarte.

*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

lunes, 28 de marzo de 2011

PERRO SIN NOMBRE...

                                         Triste humano y animal, existencia caduca
                                         Sollozando una vida y,  no hay vuelta...

                                         Mil caminos anduve, todos perdidos
                                         Ausencia de sentimientos, ni míos, ni prestados
                                         Sensaciones de puertos olvidados

                                         Polvos, barros inertes que pesan, no se ven
                                         Lloviznas de fríos;  velos perpetuos y, pisando
                                         Noches de nieve helada, efímeros recuerdos
                                         Con poco jugo en carne agrietada

                                         Solitario vagabundo,  sin collar
                                         Por sendas negras, yo perro sin dueño
                                         Vista corta de viaje largo… miedo

                                         Alma clavada en piedra alta, sin cruz
                                         Sentado en arista baja, de herida abierta

                                         Bestia de asfalto, de veredas borrego
                                         Como tantos otros, destino de una vida sin vivir,
                                         Azar  no buscado

                                        Tirado cual perro soy... me duermo


                                                  *José Manuel Salinas*
                                                             D.R.

sábado, 26 de marzo de 2011

MARIONETA...


Vanos hilos me sujetan porque no se ven ante tus ojos. Descuadrada silueta donde no se refleja la autenticidad de mi nombre.
Opulencia de risas frescas en una dualidad ávida por esconder la tristeza que me recome; al comprender que no soy yo la que marca, ni el todo ni el nada del mundo que me compone.
Escondido queda el recuerdo de ser diferente al resto, ahora que me doy cuenta, me han pintado con los colores sobrantes. Un vestido rojo,  unos zapatos mugrosos…los sueños enjaulados y la razón: en un oneroso esfuerzo por liberarse de la pugna salvaje de lo que siento y lo que soy.
El espanto que vomita por evadirse un instante de la realidad donde habito, en este cajón que me cobija, donde he dejado media vida; se enredan los hilos que no captas pero que están clavados a mi cuerpo como espinas.
Sencillamente vivo, porque alguien bautizó con ese apelativo al hecho de hacerlo…


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

viernes, 25 de marzo de 2011

AL DESPETAR...


Entre la sustantividad  y el anhelo, en el influjo del duende del deseo,  he saboreado  la sustancia mágica que desprende la vehemencia del aliño perfecto.
Le puse tres gotas de locura, lo sazoné con afecto… añadí como complemento mi corazón incierto, recogí del pico más alto del mundo de los elfos, un puñado de esperanza y dos tallos bien frescos de sonrisas francas….y avancé por el sendero en busca de una onza de cordura que era lo que faltaba, entre nubes y ríos, encontré lo que más brillaba, un trocito de oro liquido para darle el color que precisaba y debajo de una piedra hallé justo lo que ansiaba, una fuente de vida plena para mezclar todo aquello que guardaba.
Puse el amor en mis manos e hice el conjuro ancestral de los magos, invoqué a Eros y al dios de los sueños, y después dormí por un momento con la certeza del acierto pleno.
Cuando abrí los ojos estabas a mi lado, con una rosa blanca y mirándome con recato… y fui feliz a tu lado, te entregué mi alma y todos mis encantos, también mis malos ratos y aquellos injustificados… los que no se entienden con palabras porque habitan en los más profundo del ánima.
Y encontré confort entres tus brazos y de tu boca brotaron como una cascada de hilos de plata todos los vocablos… el verbo más puro, el dios en sus cantos y así sin más, me hice mujer a tu lado.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

jueves, 24 de marzo de 2011

DORMIDA A MI LADO...


                                     Sentado en este banco, jardín de mis pensamientos
                                     Susurros imaginarios, mirada fija en rosa florida
                                     De su pertenencia soy, de ella la mía
                                     Tocando sus pétalos, suave cara de recién nacida

                                     Digo y me desdigo, escucho y no entiendo
                                     Brisa que mueve su tallo, sentidos distorsionados me llegan
                                     Sin ser acusaciones, pero firme, olor desvanecido
                                     Intervalos por ser intermitentes, mal interpretados

                                     Rosa inmaculada y blanca, de un corazón enamorado
                                     El mío
                                     Sentado en este banco, jardín triste de mirada perdida
                                     No me escuchas, haces del viento tu aliado
                                     Haces remolinos en mi mente, y yo sin decir
                                     Sin entender, de no hacer nada

                                     Rosa blanca, inmaculada de color,
                                     Sentimientos embriagados de tu aroma
                                     En jarrón de agua y miel dormida
                                     Cortada de bajo tallo, ahora ya callada
                                     Y a mi lado…


                                                  José Manuel Salinas
                                                            D.R

NADIE ME HIZO NUNCA UNA POESIA....

Elevadas al cielo infinito caen en saco roto mis plegarias, ni amor, ni razón se siente cuando el corazón brama.
Ni mayor, ni menor medida que la justa y necesaria,  para comprender al fin de mis días que nunca fui amada.
Que las pistas que me fueron dadas las oculté con mi amor infinito, pero subyugada en el olvido es precisa mi templanza.
Reconocer como es debido mi fracaso y mi renuncio, ante esta copa de vino, brindo por ti querido amigo.
Y sacaré de mis entrañas toda la angustia concentrada y vomitaré sobre mi sangre mi existencia adormilada.
Ni esperanzas, ni dominios… ni cupidos, ni claveles… solo la lucha interna de sacar fuera lo que duele.
Y clavar como es debida la lanza en la tierra, para matar esa simiente que engaña y muerde.
Liberar toda la rabia, sacar el asco de mi mente, dejar que el corazón se refrigere y lata con saña ferviente.
Y que me grite que sigo viva… que queme mis tripas y las reviente, que me desgarre la piel y parta mi huesos… en polvo gris,  en cielos marengos…y ni una sola lágrima que me haga recordar que un día sentí que mi vida se hundía para siempre.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados* 

Cuando presenté esta prosa, recibí mucho comentarios...pero quiero destacar uno por su originalidad, amabilidad y buen hacer. Muchas gracias de nuevo por tan bello acrostico.
 
                                     Resplandor de la gota que en la hoja
                                     Olorosa decora la mañana
                                     Como pétalo dulce en tu ventana
                                      Ilumina tu alma y en tu boca
                                     Ofrécete ternura una gaviota.

                                     Piquitos trinadores te convierten
                                     En pentagrama azul, en luz de luna
                                     Reina de poesía es tu fortuna
                                     Elevarte al Parnaso donde advierten
                                     Zapateo de palabras en tu Nube.

                                     Corazón de poeta eres Rocío
                                     Riendo con las olas en la playa
                                     Enamorada, inmensa y atalaya
                                     Sonidos de paisaje con su brío
                                     Palpitación de amor, rumor de río
                                     Oloroso de luz, peces y cielo.

                                                ANTONIO.


miércoles, 23 de marzo de 2011

UNA VIDA MUERTA....

Me miro al espejo… ¿y que veo? Los restos de lo que un día fui y lo que soy ahora.
Un vomito de sangre putrefacta, negra, densa…. que mira con desden, que emite palabras hurañas.
Sin ternura, sin resquicios de humanidad… sin nada. Un pestilente sabor que surge desde dentro y acapara mi paladar provocándome nauseas. De ahí el vomito, que lejos de arreglar nada, endurece mucho más el gusto, el olfato y hasta la visión, al comprobar la mancha oscura que deja en mis pies.
Un vacío incurable que remueve las entrañas… ni amor, ni desamor… solo un oprobio mal parido de desesperanzas.
Por no importarme ya ni la muerte me atañe… cuando quiera que venga y me siegue de una buena vez con su guadaña… que para lo que me queda por mirar y ver… es mejor una tumba yerta que  el reflejo de mi cara. Mejor iré yo a buscarla… que lo he hecho tantas veces sorteando mi suerte… pero está vez no fallaré en el intento... reniego de mi estrella y preparó el brazo para lo que acontezca.
Todo empezó con los ojos de un hombre que me miró… y yo, tan necia por mis laberintos de cenicientas y hadas blancas acudí a su llamada. Pero no emitiré palabra que recuerde ni por un segundo su presencia en esta sala. Solo el espejo y yo… la exposición y el reconocimiento de un alma podrida, agusanada.
Una década he aguantado hasta ver lo que soy… y el reflejo de este trozo de cristal, de este polvo de arena, me devuelve con notable realidad mi silueta maltrecha. Que ya no son las arrugas de la cara, ni la ojera vieja… ni las patas de gallo de tanto llorar, ni tan siquiera las perforaciones en mis venas. Es peor que eso… me enseña lo que está detrás de mi faz.
Una mujer enferma que escupe donde pisa y muerde por empatía lo que un día defendió con su vida.
Desastre terrenal…que me importa un real bledo donde voy o hacia donde vas.
Ni padre, ni madre, ni hermanos… todo se lo comió mi amor por ti y por la crin del caballo… que os dejé galopar a los dos… cada uno por sus campos, hasta machacarme la vida y mirar con ojos de ceniza mis ganas absolutas de expirar.
De no volver a contemplar jamás mi cara en un cristal y solo rezar, con la poca fe que me queda para no ser recordada, ni como persona ni como animal.
Me niego a comulgar... y en el último vomito de mis entrañas os maldeciré por siempre. A ti por presentármela… a ella por convencerme y a mi, perfecta imbecil por creer en un mundo  inexistente y pensar que por mis venas corría el trotar risueño de la armoniosa felicidad.
Una manada entera de pura raza… cuando alcance su máximo podré descansar por fin y aunque lo haga entre espasmos y dolor, duraré poco… no te veré más… pero lo más importante de todo es que hallaré la paz, mi sonrisa… mi humildad… lo que un día fui… una mujer con voluntad y eso vale su peso en oro… te lo puedo asegurar.
Maquillaré lo que queda de esta persona… color en los ojos… carmín en los labios y el pelo limpio, peinado.
Un marco digno ante el espejo… para que cuando me hallen no noten el asco en sus dedos, solo recoger un cadáver mugriento que intentó en su último momento recrear con pigmentos los tonos naturales en su cuerpo. 

(Aviso a navegantes...es solo un relato, nada que ver conmigo)


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

martes, 22 de marzo de 2011

EL MAÑANA SIN RECUERDOS....

                                                Plenitud que llenan mis ocasos
                                                De sueños en el tiempo, retornando
                                                Suspiros de senectud  desde mi pensar
                                                ¡Has llegado!

                                                Nube que enturbias mis sentidos
                                                Voces altisonantes en cielo gris
                                                No me dejan pensar, sin luz
                                                Clavado en mis sienes los puntos y seguidos

                                                Chispeante azufre de verde sucio
                                                Este olor intenso a soledad…destino de mi mente
                                                Valle de poco riego, sequedad y calvo
                                                ¡Ya no queda raíz!

                                                Crucificado de viejas sensaciones, sin placer
                                                Estado inmóvil, me voy dejando
                                                Movimientos crueles como un eco que siento
                                                De un pasado que fue ayer…
                                                ¡Me has encontrado!

                                                Felicidades…morir es amargo.

                                                          José Manuel Salinas

lunes, 21 de marzo de 2011

NO PERMITAS, POETA


Que nadie calle tu voz…que brote como torrentes de agua clara y se haga el verbo escuchar…necesito saber que es lo que piensas, que te ronda por esa cabeza que como fantasmas delimitan un estado de total encerramiento…
Muerto de miedo,  entre sombras y estampidas que cubren de negro la más blanca luz de tus sesos.
Saborea la vida... hazte escuchar… y crea la virtud de que tu voz roce el infinito y se forme un eco para que tus palabras lleguen frescas hasta el último rincón.
No dejes que el camino se tuerza, ni que el horizonte se quede en una línea entre la tierra y el cielo, por muy color bonito que refleje en tus pupilas de ámbar el firmamento…
No restes nada… solo suma y multiplica por mil tu voz… que suene… que siempre suene alto, limpia y fresca como cada mañana el rocío empapa esta odiosa tierra.
No dejes de andar por más polvo que tenga el camino, que no te importe del color que está teñido. Los caminos es hicieron para andarlos y el tuyo es largo, amigo mío.
Que nadie calle tu voz. Que emerja con total fuerza desde lo más profundo de tus entrañas. Déjala que vuele libre, que transmita todo su poder… hechiza con ella a todas las chicas en edad de merecer, créales sueños, momentos en donde descansar de sus tormentos... a todos los hombres que están sin ver, sumergidos en esos profundos pozos de la no esperanza… a todas las mujeres que han perdido la fe.
Que nadie calle tu voz… eres mágico, tienes el poder en tus manos y en tu cabeza los rayos magnánimos del sol, esos que emiten luz y calor.  Te hicieron para crear… no te calles y haz tu cometido en esta vida… grita, chilla… patalea… agarra esa pluma y no te venzas….
Que nadie calle tu voz compañero… porque sin saberlo eres capaz de hacer de las rosas chocolate negro… de las margaritas caramelo y de cada estrella, de cada lucero goma dulce de  menta intenso. Haz del agua, esencias de hierbas y de las montañas tartas de café y castañas...sube al cielo bájalo y óbralo en tus manos, como masa fresca y, veras que espectacular pan de miel que creas… pero sobre todo haz de un corazón una llama viva que de calor y vida…y con ella puedas chillar tu condición… “soy poeta vieja amiga y mi voz suena con algarabía, como un clamor de dicha en tus tímpanos sin rendición”.
Así quiero escucharte… que nadie calle tu voz.
Con la alegría de un niño y la sabiduría de las arrugas de la razón…poeta, siempre poeta con una maleta vieja cargadita de ilusión y en tu espalda dos alas inmensas con finas plumas de halcón.

*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

domingo, 20 de marzo de 2011

BARBARIE SIN NOMBRE...


                                         Llorando están, sin sueños, sin sol
                                         Mil lagrimas de acero, silbidos sin freno
                                         Escudos desnudos, de frágil cuerpo
                                         Veloces puntas que atinan, falsas banderas
                                         Mentiras crecidas, colmadas de sin razón

                                         Conciencias sin flor, desierto sin trigo
                                         Sustento que no existe, de árboles sin fruto
                                         Ojos rojos, almas indefensas, de campos en gris
                                         Zarpazos letales, de agónica supervivencia

                                         Sin escrúpulos, de poder y riqueza sometidos
                                         Apoderando libertades, enviando al infinito
                                         Brazos y piernas sin nombre, y al peso
                                         Cuarto y mitad de carnes ensangrentadas
                                         Mercado negro de la indecencia

                                          Nacidos y encontrados, de existencia no buscada
                                          De una humanidad desprotegida, desgraciados


                                                          José Manuel Salinas
                                                                    D.R

sábado, 19 de marzo de 2011

DISYUNTIVA...

No interrumpáis  mi descanso ¡espantosos alborotadores!...  mis ojos cerrados, mi cuerpo aletargado…porque en los momentos más necesarios  solo merezco la soledad de mis pensamientos, en las oquedades de mis sesos, allá donde se refugia Dios y el diablo…en esa cruzada me encuentro ¿con cual me quedo?
Busco alejarme de los fracasos o acaso equilibrar la balanza  de esos venenos que fueron  vertidos  en el afluente que bañaba mi sentido. Sin olvidar que han sido vuestras manos las portadoras de tanto daño, quemando la materia prima que le daba color a mi pluma…de tantas pajas imaginarias, de egos cargados de ignorancias….de tantas eyaculaciones sin semen de vida, vacías, huecas como las entrañas de una telaraña.
Sois como las moscas cojoneras del mes de mayo, zumbando a mi lado y posando sus patas en el legado más santo.
Dejadme  por un rato que me defienda a mi manera de todos los agravios…aquellos que fueron hechos con esmero y los que aguijonearon  por una irónica cuestión de fortuna sin dedo en el pecho. También por todos lo que causé yo por defecto, por los pasos dados en el viento…
No confundáis,  silencio con enfado…callar los vocablos no es sinónimo de espanto, es simplemente un bien obligado para mi alma, de ella me nutro todas las mañanas…solo tenéis que saber que está destrozada, podrida desde su núcleo esperando ser sanada.
Que ya no canto al despuntar el alba y la noche se cierne extraña bajo mis sabanas, abrigando este cuerpo que ha perdido la batalla…dejadme que curen todas las llagas, que ahora supuran sangre y un pus amarillento de tanta infección que acumulo dentro…
Supongo que algún día…o en cualquier instante, el cielo tornará de nuevo con los visos de antes, mi voz será risa y estallido de luz mi semblante…hasta ese momento, manditos vocingleros,  dejadme que calle…


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

viernes, 18 de marzo de 2011

A TI ME ENTREGO....


Estoy desnuda frente a ti, con esta serenidad que gime desde las tripas y rebota en mi discernimiento.
Hoy me uniré a tu magia. Abriré mis piernas y dejaré que entres por completo, inundando hasta los más oculto de mí…. Hasta lo que no me  ha dado tiempo a descubrir.
Por fin mis ojos serán azules, mi piel espuma… mi corazón libre.
La paz que tanto ansío, la amargura de mis lágrimas… los momentos obtusos de una testa inclinada siempre al vacío más terminante, hallaran la cúspide de lo ansiado.
No se vivir en soledad, siendo un recuerdo proclamado al viento, un poema declamado el en tiempo, que nadie rememora a no ser que llegue a la memoria un gesto, un instante efímero como el aroma de un verso.
Nada me aferra a este suelo. Ni tan siquiera el color del cielo… observo sin ver nada, sin captar otra cosa que no sea sufrimiento, mis brazos desiertos, mis pechos secos… un vientre helado… un núcleo desecho.
Solo tu movimiento eterno me hace dichosa, pertenecerte es lo que deseo. Abrázame con tu olas… deja que note como me cubres por entero. Más tómatelo con calma, no lo hagas muy deprisa, que goce el momento de ser tragada por tu boca… que disfrute la fusión de dos cuerpos… agua y fuego.
Solo te pido un favor, no me devuelvas a esta gleba. Empuja con fuerza, déjame que llegue hasta lo más profundo de tu médula… hazme coral y deja que me vean las sirenas… consérvame imperecedera, alma por eternidad… fe ciega.
Y que una de las que lleguen borre la marca en la arena de estos pies que se te acercan.
Ya siento como me entras.
Mis pupilas fijas en tu color, esperando la transformación…la dicha me embriaga al saber que seré mar y que un cabrilleo sellará por completo la historia de esta idiota  que un día quiso ser princesa y ahora será… turquesa y sal.

*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*


jueves, 17 de marzo de 2011

FALSO POETA...


                                   Bandido de palabras inciertas, de necedad creído
                                   Falsos sentimientos haces llegar, de ego subido
                                   Asaltador de sonetos, en versos huidos
                                   Poco sincero, envuelto, perdido, en la mediocridad

                                   De nombre poeta, seudónimo malogrado
                                   Querer y no poder, de suerte comprada
                                   Fortuna robada, en los caminos de la indecencia
                                   No son formas esas, de maneras engañosas

                                   Cuadrilla de poemas prestados, tus seguidores
                                   Banda de inspiraciones marchitas, escritos muertos
                                   Cárcel de tus libros pagados, apilados en polvo…
                                   Paginas dolidas, castigo de tus letras…

                                   Poeta es el que escribe con el corazón,
                                   El que pone desprotegido, su alma en venta
                                   Se alimenta de sus versos, bebe de sus letras
                                   Sintiendo el dolor, la vida en sus venas

                                   Risueños que son frases, suspiros que dan vida
                                   Sin mirar atrás, ni adelante, las sensaciones del instante
                                   Momentos distantes, de un  presente que enamora
                                   Páginas en flores abiertas, de la tinta su aroma

                                   Poeta, poeta soy yo… y no voy de nadie

                                                    José Manuel Salinas
                                                             D.R