sábado, 31 de diciembre de 2011

TUS OJOS...




Me llegan tus ojos, dos aguas titubeantes…
Iris perdido, bañado en profunda tristeza,
Sentimientos expuestos del hundido
Opaco de tu ser, radiante cristalino ayer…

Es la voz silenciosa del alma,
La fruta madura castigada
Por una vida, el sentir nacido,
El ocaso de sueños partidos

Escaparate de flor marchita
No regada, no mimada y con derechos,
Desapercibida la rosa, en el vergel
Del tiempo, en el blanco impoluto
Cargado de rocíos y aromas

De la sequedad y angustias
Quedará la simiente abonada,
Con entereza, en su fuerza indudable
Brotara en el tiempo, dejando en el pasado
Las podas malheridas, de ciegos,
Aburridos egoístas, egos de su propio espanto…

Rosa germinada, hermosa bella,
Complacida del mil romeros
De auroras y estrellas…

Pleitesía rendida a unos ojos
Vivos, encandilada luz,
Calidez, paz y cobijo…
De mente y alma

Merecido…


*José Manuel Salinas*
D.R.


viernes, 30 de diciembre de 2011

COLORES...





Late un corazón impaciente de tanto amor. Sagrado y bendecido momento que rompe y clama de fervor…eres mi fe.
¿Ves?
Contigo todo es fácil, amortiguas mis miedos, desprendes los portentos haciendo que me aferre a la ilusión…dichoso tú, dichosa yo. Risas, sentidos, colores…colores, muchos colores.
¿Sabes?
Has dado con la magia del pasado, con las nuevas del presente, con la esperanza de un futuro lleno de sabor. Camino a tu lado, a tu mismo paso, que es justo el anhelo que tanto he buscado.
Porque eres tú…porque creo en ti, porque te encuentro cada mañana, porque te sueño en los limites de la realidad…te espero.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

UN PENSAMIENTO...

Si supero la noche de mañana, estaré salvada...

NECESITADOS...




En tiempos de un pasado
Añoranza compartida,
Luces y sombras, pensamiento
De dos cuerpos, un sólo destino

Fue la unión de fuego y aire
Calor incandescente, rojo vivo
Chispeante, en briznas voladoras,
Marcadas señales sobre la piel

Tardes ventosas en pasión,
Por efímero, aprisionando el tiempo
Castigo justificado, venganza de dos,
Resuello sin palabras…

Quemaduras interiores
Lujuria efervescente sin sol,
Flujos en vasos comunicantes
Sin permiso, ni dolor…

Expuestos a inclemencias,
Unidos en amor, tan vivos,
Aire con fuego, dos cuerpos
Un sentimiento, la necesidad y su destino…


*José Manuel Salinas*
D.R.

jueves, 29 de diciembre de 2011

UNA MÁS UN MILLÓN…




Parecieran las flores el último pecado,
Cuando su aliento ingrato, surcó el viento.
Dejó un  rastro de babas espesas,
Salpicando tu cara y tornado blanca tu melena…


Las ventanas doblaron sus bisagras
La mañana se hizo noche, oscura de nieblas.
Viva  sangre baña el suelo donde pisas,
El dolor se comió tu carne, alimentó a la ira.


Cuatro vástagos miran asustados, ojos ciegos.
Amontonados en un rincón, sordos momentos.
El miedo  ya no tiene excusa al grito fiero
Que  descarga sobre ti todos sus fracasos.


Una lágrima en una suplica de respiro
Que atraviesa los costales prohibidos.
Pero nadie ve tus ojos, nadie tus gemidos…
La calle está callada…hace frío.


Ruge el puño una vez más sobre tu estampa
El vientre estalla en mil latidos, los sesos nadan.
Mares de profundidades abismales, de aguas estancadas.
Una ola ingrata va ahogándote en tus arcadas.


La muerte va cobrando sentido, es la meta
Te aferras a ella sin mirar que tienes prendido.
Mientras…
Un delirio impuro va golpeándote con saña.
Manifestándote entre rabia lo mucho que te ama.


Por fin te ha escuchado la dulce parca
Con su cara manifiesta, va acariciando tu alma.
No llores más niña de luz clara…cierra los ojos
Vuela conmigo, siente paz en tu casa…


*Rocío Pérez Crespo*
 *Derechos Reservados*

Por ti, para ti...para siempre.










UNA VIDA...




Me estudió la vida, abrazado a ella,
Aprovechó de mí lo desconocido
Nadie sabe, arrancó lo bueno del humano
Pisó dejando las sensaciones mal paridas

Juntos siempre, de la mano sin dedos
Estuve acompañado ¡Oh, desgracia!
Destino cumplido, infieles sensaciones
De lo podrido

Sin su permiso y a escondidas,
Ahora me pienso ¿vivo? ¿He vivido?
Sólo quería ser persona, mi amigo,
Tu hermano y el amante que nunca he sido

Carrera de infortunios, exámenes suspendidos
Sin notas en papel, ni trofeos vistos
Me abrazó la vida, me abrazó…

¡Oh, desgracia!

Vivo sin haber vivido…

*José Manuel Salinas*
D.R.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

EL RECUERDO DE LA MAGIA Y EL SABOR DE LA MORTADELA...



Era una tarde de primavera, entre los caminos y los recodos encontramos un modo de protegernos de esa lluvia fina que de golpe descargó sobre nosotros.
Íbamos en bicicleta, en una excursión llena de sueños, intentando encontrar entre los árboles las llamadas inquietas de los elfos.
Mamá, nos había dicho que eso no existía, pero yo implacable seguía para demostrarle a ella y a todos,  que las voces que se oían no era el cantar de las golondrinas.
De pronto paró la lluvia y el sol asomó con su encanto, dándonos la alegría de seguir con la aventura de hallar lo buscado.
Montamos en las bicicletas y tomamos rumbo al norte, lo sabía porque en las piedras el musgo brota con más fuerza.
Al cruzar el primer recodo, entre árboles y genista, explotó ante nuestros ojos una danza en sincronía… asombrados bajamos de las bicis y nos adentramos entre los arbustos, con nuestras mochilas al hombro, a buscar un lugar más alto para ver el espectáculo. Encontramos una piedra enorme que descansaba a los pies de una montaña y, sin decir nada,  nos acomodamos y nos quedamos mirando ese juego de colores.
El rojo abría el camino con su pasión de la mano… dando paso a un naranja de excelsa energía en su tono dorado. El amarillo marcaba un ritmo extraño, dicen que es de inteligentes destacar por los cuatro costados… más el verde marcaba un paso que parecía un fandango, con ese salero natural de armonía en crecimiento ancestral…de la mano llevaba al azul en generosa salud, frescor y entendimiento dando lugar al violeta mas extenso, que como buen independiente iba con la dignidad que lo atesora, marcado como valle de aurora entre el añil y el cielo, según el reflejo.
Y allí nos quedamos sentados mirando el firmamento, con un bocata de mortadela y cómo no… el cantar de los elfos, que aunque diga mi madre que son cuentos yo puedo jurar y también Juan que los escuchamos trovar mientras que los sietes colores bailaban al compás.






*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*


Un pequeño relato, escrito hace años para Helena y Rocío.

CONMIGO MISMO...




Tengo la razón dormida
Castigo de mis pensamientos…

Y fue ayer en un descuido,
La palabra asomó,
Ataviada de daga,
Vestida de recuerdos
A mi mente habló…

Campo solitario, heladas sabanas
Cama…
En la que mi cuerpo yacía,
Antaño, ruedo de mil correrías
Gemidos agraciados, poses impías
Lascivas candentes, tu piel y la mía

Ya no queda nada, un mal recuerdo
Traído de palabra en una mañana fría
Caídos tus cabellos, velo que me cubre
Ausente ante tu marcha y,
Yo en desgraciado olvido…

Daga afilada, certera,
Inerte por muerto
Me dejo…

*José Manuel Salinas*
D.R.

martes, 27 de diciembre de 2011

UNA CARTA PARA TI…



Hoy la escasa luz que me queda dentro, la quiero compartir contigo. El mundo sigue girando, lo sé, pero yo hace eones que me quedé inmóvil. Supongo que espero la promesa que nunca llega.
Siento los suspiros como gritos sacudiendo, desgarran por dentro, asfixian. Mi existencia es un infierno donde nadie me puede consolar…me dejaste sola, sigo sola. Y aunque aprendí a caminar, a respirar; siempre me queda el anhelo de encontrarte en cualquier esquina de este tiempo abstracto que es la propia vida.
Veo la ilusión en ojos ajenos, alegrías y fortunas…sonrío para mis adentros.
Es hermoso sentir así. Tienen la fórmula que tú me has negado hasta ahora.
Tengo un amigo que me da lecciones de supervivencia y aunque lo siento cercano, y sus palabras son certeras, quizá por los años consumidos,  me faltas.
Yo soy una lágrima cargada de dolor y miedo. Río, danzo con los sones de la música ancestral, me abrazo a los árboles, sin embargo la mirada dice lo que siento. Eso no sé disimularlo.
Me dicen que llegarás…no los creo.
Atesoro un corazón quemado, un desgarro en el alma y un puñado de recuerdos…pero si me paro a pensar, creo que esas remembranzas no son ni tan siquiera mías. Más bien momentos leídos, visionados, sentidos en otras pieles.
Ni un solo sueño se ha cumplido y, sigo luchando…y sigo pensando y te sigo añorando.
¿Dónde estás?


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

lunes, 26 de diciembre de 2011

SOY TU CHIQUILLA…


Tarde de soles de estío, bajo el naranjo, la mirada perdida busca camino…un horizonte donde hallar esos  recuerdos sencillos.
Aquellas  manos que apretaban mi cintura, esos  ojos miel profundos…unas palabras llena de sentido, una forma de conocerme sin avisos.
Te echo tanto de menos ¡tanto! Que busco esos espacios entre la tierra y el cielo para sofocar espantos…y aunque llego siempre tarde porque la distancia es infinita, me gusta sentarme para encontrarte en las profundidades de estos malogrados sesos, que hacen brotar agua por unos fanales inquietos  y,  así, voy recorriendo tu cara para experimentar de nuevo que estoy en casa.
Recuerdos, sencillos recuerdos que me hacen más humana…
Me borra lo impío que el destino ha dejado como calco en mis entrañas… de pronto regresa la fe y la esperanza…y hasta me permito soñar despierta con la magia de las hadas. Me torno pequeña, soy aquella niña que reía con ganas.
Sé, que no durará mucho tiempo, pero los instantes que se hacen presos me devuelven las alas que perdí una tarde  entre el anhelo y la promesa de una libertad enigmática.
Panegirista seré siempre ante tu estampa…besaré tus pies, bendeciré tu alma, entre estos sencillos recuerdos que me calman y la indómita severidad que me ensalza.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*


En mi pensamiento siempre tú… Rosa Paoli Fossi, mi abuela. La raíz más profunda que me enseñó a soñar.

sábado, 24 de diciembre de 2011

DISTINTA NOCHE...




Noche estrellada, noche de paz, Nochebuena
Luz especial en el tiempo, nacimiento en la distancia,
De un presente actual, vida en nuestras manos,
De un Dios espiritual, creo en él…

Noche de alegría, de fe compartida,
De recuerdos en ausente, tristeza dolida
Esperanza humana de un futuro no cierto
Calidez en las personas de bien

Agasajos en compañía, visitas apreciadas
Abundantes sabores, descorches de simpatía
Comentarios apropiados, bienestar resguardado
Celebración en fecha sin igual

Soledad en el frío, latente desesperanza,
Viejo reloj reteniendo las angustiosas horas
Compañía de unas lagrimas sin nombre
Pensamientos congelados en el ayer

Mezcla de personas, sentimientos,
Sensaciones acomodadas en libertad,
Mordidas prisioneras las demás…

Es Nochebuena… mañana Navidad
Nacimiento de Dios, creo en él…


*José Manuel Salinas*
D.R.

ENTRE TUS OJOS Y LOS MIOS…




Las promesas quedan prendidas en la buena nueva.
Ante ti, me arrodillo  y contemplo tu infante cara.
Un millón de pensamientos cruzan entre tus ojos y los míos
Y descubro la fragilidad en este mundo absurdo.

Hoy celebro tu llegada.

Entre cascabeles, luces y un algo de esperanza
Brindo por ti con una oración que nace del alma.
Y con el poder que se te ha otorgado, pido suplicante
Salud, alegría y paz para este orbe que se desgrana.


Brinca el corazón y llora. Una lágrima resbala serena,
En recuerdo de los que ya partieron, con sus risas y sus penas.
Aquellos que dejaron su esencia en mis venas.
Y todas las  enseñanzas de sus vidas en mis arterias…


Hoy entono tu llegada.

Y canto para ti una vieja canción de infancia
Coloco el buey y la mula y le hago un guiño a tu madre santa.
Las dos sabemos lo que es  amar a un hijo salido de las entrañas.
Con acebo y colores, planto la navidad en mi casa.


Suenan los cascabeles, todo se torna rojo y verde.
Las miradas se vuelven dulces, el amor resplandece…
Ojalá pudiéramos ser así todos los días del año
Levantando nuestro corazón y bendiciendo tus encantos…

Hoy comparto tu llegada…



*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos reservados*


viernes, 23 de diciembre de 2011

PEQUEÑAS CONFESIONES…



Adoro ver caer la lluvia y el fulgor del rayo en el cielo, son  momentos serenos que me atrapan, me envuelven…me traen recuerdos.
No me gusta abrir la boca para expulsar miedos, reproches y lamentos. Me torno ridícula, imbécil, ante tu mirada de hielo.
Me gusta sentir que soy especial sin tener que recordarte lo que siento.
No me gusta la venganza, ni las devoluciones varias…me parecen mezquinas para compartirlas día a día, verdaderamente cansan.
Me gusta mirar tu cara, llenarme de gozo al acariciarla, pensar que soy tuya para cargar mi estancia.
No me gusta llenar mi vida con vestiglos, ni hacinar esperanzas con deseos…la veracidad del presente, merece un respeto.
Me gusta besar tu boca y fundirme con tu cuerpo. Ver tu sonrisa, notar tus premisas, ser parte por un instante de tu dicha…
No me gusta la mentira y mucho menos la disyuntiva que crean los vocablos cuando las retinas dicen  cosas distintas.
Me gusta dormir sobre tu pecho, sentir tu piel desnuda y contemplar tus andares bellos…despeinarte, oler tu cuello y quedarme un ratito abrazada a tu silencio
No me gustan las ausencias, ni echar de menos, soñar con futuros, llorar a tiempo completo. No me gustan mis rebotes, no soporto  por qué los tengo.
Me gusta palpar tu voz, que me hagas reír, ser feliz sin moldear el comportamiento, los cambios surgen cuando nace de un sentimiento…
No me gusta no ser yo misma en todas las fases en las que me hallo, prefiero pedir perdón a llamar a la puerta de mi propio establecimiento.
Me gusta mirarme al espejo, y aunque sea individual, notar tu reflejo pegado a mi cuerpo.
No me gusta el otoño.
Me gusta el invierno.
La nieve
Los leños
La calma
Sentirte dentro…


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

UN DIA CUALQUIERA...





Me abraza la luz del sol,
Somnoliento despistado
Embriagado en dulce esperanza
Sin miedos, ni angustias,
Sin reclamo de un pasado
Ni tiempo con edad.
Inequívoco estado, de flotar en libertad

Abre su envoltorio la mañana,
Dejando entrever el aroma de la sorpresa
Atrás, en distancia corta
La noche oscura, precinto de boca callada,
Ensueños dispares, gemidas voces
No entendibles, sensaciones vividas
En una realidad inexistente, despertar en un
Apenas recuerdo…

Acortados los tiempos, lagunas yacentes
Simbólico paso terrenal, acotando las
Hendiduras, en un pasmoso y esperado llenar,
Vuelven las sensaciones, no disparatadas
Siendo los acertijos de mi malestar

Ya no temo, el dolor fue ayer,
En frases tapadas, palabras medidas
Insulsas conclusiones sin reflejo
Cargadas de disueltas razones.

Atardece en mis sienes, un día más
Rozando la inteligencia en la aspereza,
Siendo no, por estar equivocado
En la membresía del tú más

La luna me entiende, sollozo.
Interior cubierto de saber,
Templanza en mi pensamiento,
Buscando los ensueños, de mi sueño,
Que algún amanecer ha de ser una realidad
Existente…

Mutua felicidad


*José Manuel Salinas*
D.R.



jueves, 22 de diciembre de 2011

DOS RAZONES...



Dos tiempos, dos corazones…unos sentimientos disparados intentando asentarse.
Una mirada fugaz, un pensamiento que queda pegado a la estructura de tu paz.
La espera…la eterna espera.
Un silencio que rompe las entrañas, y el grito que desgarra. Todo es confusión.
El naranja del atardecer se vuelve solitario, no queda ni un atisbo de armonía en mis venas, rompe el paladar el aturdimiento prestado que vas dejando solapado entre pestañas de niebla.
Y el paso se ralentiza entre bocanadas de esperanza.
Que todo quede dicho, que nada sea escrito…que la voz sea el único sonido.
Volverás mañana, volveré de nuevo…encontraré entre meollos de sensatez la palabra que dicta mi fe, con bonanzas y bellezas desnudaré los ojos más puros, el alma más limpia, la humanidad cubierta de piel. Después me vestiré de harapos, doblaré la esquina dejando una estela de ingravidez, y, sin prisas,  renaceré…
Dos latidos, dos razones. Una amarte, otra, conquistarte un día más.
Mi meta eres tú.



*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

miércoles, 21 de diciembre de 2011

EFIMERA LINEA DE TIEMPO…



Es increíble lo que cambia todo ante mis ojos.
Abismal, profundo y tremendamente frío, una mano que recorre los huesos hasta dejarlos secos. Aprendo que una llanura no tiene horizonte, aunque mis ojos quieran delimitar la línea que separa el cielo de la tierra. Por más que avanzo, siempre yerro.
No hay nada, no soy nada.
Las sendas son polvorientas, los árboles dejaron de dar fruto…tengo el corazón como una pasa, seco, arrugado, desnutrido. Y oteo a todos lados, me como los flancos intentando hallarte en un espejismo de sueño y lava que rompe, escupe, quema y mata.
Qué más da si el aire ha cambiado de temperatura, si lo que huelo es puro hielo, si lo que siento es un hueco, profundo, oscuro y lleno de agujeros por donde se escapa el oxigeno y hierve la sangre sin pensamientos.
Recuerdo tu rostro…totalmente bello, sedoso, brillante, esculpiendo un cielo con tus besos.
Y ahora… ¡ahora!... ¡ay! que más da el ahora.
Si me nutro de un pretérito y de una incauta quimera impía, que enardece el consciente y me deja paralizado, infausto y amargo ante la irreverente realidad…
Tahúr ante la derrota y con una sola verdad que me acompaña en esta asquerosa pretensión de volver a mirar esa cara que me enamoró…
Ya no veo nada…sólo distingo en mis sesos el color pétreo de los muertos.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

martes, 20 de diciembre de 2011

TIEMPO DE LUZ...



Inalcanzable en pensamiento, es el flujo de mi sentir. Espontáneas palabras escritas con los nervios preñados, dolidos partos tanto de lo bello como de las miserias inconmensurables del ser humano. Conciencias que explotan, residuos que pisamos, ojos ciegos y almas en pena a nuestro lado.
Ser poeta son tantas cosas; que la palabra mal utilizada tendría que ser castigada por los sentimientos de vivos y muertos.
Ser poeta es pureza, anima aleteando y pensamientos reales e idos en cielos claros y opacos…
Ser poeta es la vida, no tiene nombre, sólo sentidos.

Como la lluvia humedece la tierra, como el sol calienta la fruta, yo impregno con tinta el pergamino que en tiempo será una vida vivida…

Tengo tan profundo el raciocinio, obrado a la bóveda de mi sentir, que duele cuando se mueve, en el maduro padecimiento de mi existir.
Soy guerrero y con palabra escrita te diré, más luego no me pares. Será la grieta abierta en mis carnes, la espita que descorcha sin tener remedio, de una experiencia quebrada en el tiempo.
Vendrán sabidurías, ensoñaciones en un dormir agitado, tinieblas y fríos, angustias pasadas…logros olvidados. Flores y saltos, alegrías y cantos, llegarán de golpe y abigarradas en pluma abierta y sin espantos.
Quedara el papel usado, escrito, manchado…otros tantos, infinitos, quedarán en blanco.
Cuando la tinta ya seca a su final haya llegado, sin perdón por lo dicho o perdonado sin saber por lo callado, dejaré el suspiro en el aire, por ese camino andado y seré recuerdo o seré un don nadie, pero moriré para mi como honrado.



*José Manuel Salinas*
D.R.

lunes, 19 de diciembre de 2011

CUANDO ESTÁS CONMIGO…




Añórame cuando estés conmigo
No lo hagas en la oscuridad de mi ausencia,
En la soledad de tu pensamiento,
Ni en el cuarto agrietado de tu corazón.


Hazlo cuando me abrazas
Cuando respiramos los dos el mismo aire
Puro aliento, borracho de amor.


Húmedo el paladar de tu esencia.
De mis dominios, tu cuerpo.
Añórame con lágrimas en los ojos
Cuando abrazado estoy a ti…

Te quiero.



*José Manuel Salinas*
D.R.

domingo, 18 de diciembre de 2011

VELO...




Te quise abrir los ojos
Pasmados témpanos blancos,
Titubeante pensamiento irracional
Cuando tu mirada es fija, dolida

Bandeja expuesta que es la vida
En ella mí corazón troceado
Dos partes y una mente, por las
Venas, savia honrada de mí ser

Lejanía de un destino, crecida la distancia
Helado horizonte sin alimento
Agua de caer en gris, húmeda desesperanza
Nubes atadas, de escarchas saladas

Y sigues sin verme,
No escuchas ya mí boca
El aliento se evapora
En sonrisa inexistente

Ya las burbujas no eclosionan,
Mis manos frías, no te tocan
Vivo amor que se esconde en
Vaso vacío de poso inerte

Será el mañana la luz en tus ojos,
Liquido puro de derretida nieve
Pensamiento solo uno,
La pérdida de esa flor que creció
En los sentimientos de tu corazón

Y no la viste…


*José Manuel Salinas*
 D.R.