sábado, 30 de abril de 2011

¿ESTÁS?...




Un nuevo día, cielo plomizo, hace frío de invierno, del crudo invierno. Árboles desnudos, calles vacías, corazones fríos.
Cual melancolía… sin más, he cogido papel y lápiz.
Pienso en ti, estoy helado, necesito tu calor, tu compañía, cobijar mi cabeza en tu pecho,
ese que me hace estar protegido, en paz… esa sonrisa que alegra el alma mía, sentir el
tacto de tu piel, tu fragancia… Amor, te necesito a Ti…
¿Estás?... Sí… pero sin estar, solo en mi corazón, en mi mente;  maldita distancia que nos separa, maldita seas.
Te extraño ¿donde estas princesa? Tu, que eres la dueña de mis sentimientos, de mi
cuerpo, dueña por entero de mi…
¿Cuanto camino tendré que recorrer, barreras que saltar, piedras en las que tropezar?
¿Cuando nuestros caminos se cruzaran? Distancia, maldita distancia…
Sé que me esperas… voy.
Desesperas…cuando llegue haremos de estos dos corazones uno solo, un cuerpo, un sentir;  un amor.
Fusionados por estos sentimientos, bendecidos por la mente ¿que más se puede pedir?
Amor ¿Dónde estas? Maldita distancia…maldita seas.

*José Manuel Salinas*

(Imagen subida de la red)

jueves, 28 de abril de 2011

                                            No puedo evitar sentir lo que siento
                           amarte es todo mi empeño, mi vida, mi refugio y mis momentos.
                                            Puede que también mis tormentos
                                  pero si tengo que elegir...me quedo con todos ellos.
                                                                  Rocío.

PENSAMIENTO ESTÁTICO ...



Incomprensión; es el lenguaje con el que habla el vacío de mi alma, sentir que soy una tiara en una cabeza calva. Sin nada que me sostenga.
Lluvias que me traer recuerdos de vidas pasadas, donde un trinar de aves en vuelo, rozaban mi cielo y mi confianza.
Ahora ya nada queda de aquellas benditas alas…solo la disertación de unas palabras. Sin entendimiento, largas,  monótonas…sin argumentos, totalmente agotadas.
El banal huero que queda en lo profundo, es una macula oscura que roza el desaliento. Sin fe, profundamente impía, renuncio a ti y a todos los momentos. A los buenos, a los malos, a los ambiguos y a los eternos.
Algún día, quizá, retorne mi primavera y con ella la hierbabuena que crecía en mis balcones…quizá, me amen como yo he amado y pueda sentir el goce de ser la imagen y el aliento para un enamorado. O quizá, sencillamente, me pierda con el viento, entre los manantiales de aguas claras, el jaral y el silencio…



*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*
(Imagen bajada de la red)

martes, 26 de abril de 2011

SENSACIONES...


Despojada de ropa, en libertad suprema,  me trasformo en  amazonas para cabalgar a horcajadas por los valles de tu cuerpo.
No sé si es el eco al chocar en la montañas de mis senos o acaso el viento que mece los árboles de nuestro cielo, pero escucho en algún rincón incierto tu voz excelsa en un frágil lamento…mi niña, ¡como te quiero!
Y me hago más tuya, más mía, más de nuestros momentos…tu universo, mi casa;  tu sol mi reflejo…tu pecho mi cama,  tu tierno corazón mi alimento.



*Rocío Pérez Crespo*
 *Derechos Reservados*
(Imagen bajada de la red)

lunes, 25 de abril de 2011

SOLO PALABRAS....

                                    Mañana turbia en mis ojos, disimulada telaraña
                                    Agrio poso de noche anterior, parecía mosto
                                    De alegre serenata, incipiente primavera
                                    Tornándose en triste resaca sin sol, de día lluvioso

                                    Restos en vasos a medio llenar, cóctel malogrado
                                    Residuos de palabras partidas, sin sentido y conocidas
                                    Ayer bebidas despacio, con calma y resignación
                                    Desbordando mal sabor, sangrando vacío y desazón

                                    Palabras rotas que agobian, me desfondan
                                    Atraviesan y cortan lo más profundo
                                    Hilo conductor de mi pensamiento
                                    Tallo germinal y garante de nuestra flor

                                    Imaginación que me sustrae, rapta el sentido
                                   Auxilio de una letanía sin freno, que presiona
                                   Me minimiza y bloquea, dejándome sin voz
                                   Ojos abiertos, oídos tapados, de cuerpo erguido en fantasía

                                   Después aparece la nada, mutismo y silencio
                                   Gruesas palabras voladoras, en humo convertidas
                                   Vaso lleno de esquirlas amigas, despensa de posos sin alas
                                   Que quedan, suman y duelen…

                                   ¿Son solo palabras?

                                                           José Manuel Salinas
                                                                     D.R.
(Imagen bajada de la red)

domingo, 24 de abril de 2011

YA SIN SENTIDO...


                                         Momentos que son esperas, y no estoy
                                         Angustias que existen, y no marchan
                                         Desesperanzas con nombre, indiferencia
                                         Espesuras tizón de apellido, muerte

                                         Muerte que es vida, ingravidez de la inexistencia
                                         Alma en vuelo eterno, energía en escape
                                         No hay espacio, no hay distancia
                                         Ni materia que haga dolor, LIBRE

                                         Ya no estoy...
                                         Ayer fui, ayer...


                                                  José Manuel Sainas.
                                                            D.R.
(imagen bajada de la red)

sábado, 23 de abril de 2011

UNA RESPUESTA A UNA IDIOTA PREGUNTA…

Recuerdas cuando te decía… ¿Por qué no eres un poco más romántico?
No con ramos de flores, ni con  palabras sacadas de versos con nombre. Sí, con tu mirada, con la esencia  que siente y ama…
Creo que nunca entendiste lo que necesitaba mi esperanza.
No era un cielo con estrellas, ni tan siquiera una luna blanca. No era un caballero con la rodilla clavada al suelo y en  su mano una orquídea blanca. Ni un trovador cantando todas mis alabanzas… ¡No!  Más bien era tener la certeza de ser una mujer amada, sin más adorno que tu corazón y tu templanza.
¿Recuerdas aquella noche sobre la almohada?...yo, acariciaba tu cara con manos de alma; besaba tus ojos, vivía en tus entrañas…Tú encendías un cigarro reconfortado por la tarea realizada, ausente por completo de esa mujer que te adoraba.
Y ahora me preguntas… ¿Por qué marchas?
Porque me he cansado de ser un recipiente donde se recogen tus fluidos y que me digas que bonita eres cuando mi cuerpo está desnudo. Que busques mi boca cuando tu excitación se aviva, para después ser de nuevo la chacha en la cocina.
Nunca te pedí nada…tan solo que me amaras. Y después de tanto años he comprendido al fin que tú solo amas a tu propia cara, a tú comodidad, a tú continuidad, al santo egoísmo que idolatras.
Ahora no me sirven tu lágrimas, porque lo que no sabes, que las mías han sido tremendamente amargas. Que con ellas se han podido llenar tres balsas y todas fueron vertidas por tus ausencias y tus desganas. Por no tener ni idea de lo que tenias en tu casa…por tus bromas de mal gusto y tus andanzas. Por tantas mujeres que visitaron tu cama, por saberme segura en tu anular, por tantas llagas…


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*
(imagen bajada de la red)

jueves, 21 de abril de 2011

EN EL UMBRAL....


La soledad me abruma.
Es un manto impuesto donde me pierdo en mis pensamientos, cerrando puertas y ventanas. Sé que no merezco vivir así, sumida en la desolación de mi propia existencia, pero también sé, que la esperanza es una mala mujer que lleva a la locura.
Aferrarse a ella con las dos manos, mientras el silencio de esta casa me raja el alma y la parte en dos, no es la mejor opción para luchar… ¡no! no, cuando el túnel pinta tan atezado; siendo  consciente que solo son quimeras. Nubes que se esfuman en un simple parpadeo
Estoy absuelta de toda culpa, ya que estas circunstancias no las he elegido yo.
Lúbrica es la palabra cuando sale de mi boca, dejando una huella húmeda, pringosa; en un pragmático agravio donde me refugio de mi propio yo.
He desterrado toda promesa que golpeaba esta testa deshabitada de calores de almohadas, de sabanas claras y cama compartida. He desenfundado las armas de la razón, obligándome a mano cerrada a escucharme gritando, en un alarido profundo; en un sonido asnal que ha recorrido hasta el último vestigio de santidad…ahora, ¡ahora! sello mis ojos y oportunamente, sin ruidos estridentes que malogren tu paz…viajo a mundos placenteros donde la soledad ni daña, ni duele…ni está.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*
(Imagen bajada de la red)


lunes, 18 de abril de 2011

TE DIRÉ...

                                No es niñez, sonrisa picara en pantalón corto
                                Ni juegos a escondidas en calle ruidosa, transitada de quehaceres
                                No es adolescencia, adiós de la pubertad
                                Ni aspaviento de pavo real, en febril primavera

                                No son noches de llantos adormitados, luz apagada
                                Ni de juramentos por cumplir, mañana sin falta
                                No son negaciones por temor a competencia, o si
                                Ni de esconderte en indiferencia, de mi miedo y cobardía

                                Soy mente con marcas, arrugas y avatares del tiempo
                                En cuerpo lento, de maletas repleto, tantas
                                Solo antes sentí lo que ahora siento, apenas recuerdo
                                Un corazón acelerado en razón, de estomago revuelto

                                Sonrisa que aparece en mis labios, que disimular no puedo
                                Pensamientos nobles que erizan mi piel, buscando tu encuentro
                                Manos que sudorosas tiemblan, piernas que sin tocar suelo doblan
                                Música en mis tímpanos, tu nombre en mi boca
                                Ya no necesito al mundo…

                                No se si tengo edad, si necesidad de sentirme vivo
                                Mañana en la mañana, sin más tardar,  me declaro…


                                                         José Manuel Salinas
                                                                 D.R 
(Imagen bajada de la red)

TE DIGO ADIÓS...


Y te digo adiós, con el alma agotada, los sesos fundidos y esta mirada que ya no marca sensaciones.
Con las manos vacías y un hueco enorme en el corazón…relatando en el recuerdo, un beso dado al viento y una blanca flor.
Ilusiones fantasmales, realidad adormecida…no siendo obligación ni espita de esos ojos que al mirarme no dejaron  un solo atisbo de amor.
Más bien de complacencia al sentirme enamorada, de tu vida, de tu alma, de mi entrega y mis alabanzas ante la presencia inagotable del reflejo de tu voz.
Ahora, sola y desértica miro el futuro sin preguntas…escondiéndome en las ranuras de mi eterna asociación. Ya no quiero promesas, ni ruidos, ni guirnaldas…ni agarrarme a la esperanza de las cuerdas de una guitarra, aquella que en las noches inmaculadas, sonaba como un trovador.
Desecho los sueños de mi vida y me afilio a la cola de las no respuestas. Del entendimiento vago, de la ignorancia suprema. Estaré en un cielo si luna ni estrellas, pero por lo menos no sentiré como me quemas. No tendré un falso te quiero, pero tampoco las lágrimas perpetuas del dolor.
En este instante; permuto la fórmula de mi esencia, donde me instale seré pétrea…la imaginación vacía  y las ganas muertas.
No me llevo hechos, pero sí….unas cuantas palabras de amor.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

sábado, 16 de abril de 2011

UN MAL SUEÑO....

                                            Cuando la vida parece un sueño…

                                            Despierto en la madrugada, siendo noche en mí
                                            Sensaciones atolondradas sin voz, alterando,
                                            Silencios callados, que no respiran, ahogando
                                            Flautas mil, desafinada música que es llanto
                                            De un lagrimal, fuente incontrolada de gotas en gris

                                            Ya despierto, recuerdos en real…

                                            Escombros arrumbados de pared caída
                                            Podrida argamasa que el tiempo puede
                                            Duras piedras haciendo montón, finos afilamientos
                                            Que hieren sin clavar, reventando sin manchar
                                            Desechos de un ayer babilónico, hoy zafio y muerto

                                            Viene el nuevo día…

                                            Sol en rogatoria, vistiendo ventana encarroñada, pose de
                                            Pájaros negros que no cantan, acaso cuervos
                                            Rayos de luz que insisten y no distingo
                                            En esta soledad no buscada, de mal agüero avisada


                                            Mi destino…

                                            Desérticos caminos terrosos, a ninguna parte
                                            Oasis escondido, de un manantial seco, solo
                                            Susurros en letanía de pecados, penitencia en mi castigo
                                            Bifurcación terminal, de mente, y corazón, alma perdida


                                            Hoy no me levanto, mejor… dormido

                                                              José Manuel Salinas
                                                                        D.R.
(Imagen bajada de la red)

viernes, 15 de abril de 2011

QUEDATE A MI LADO...


Y te veo marchar en la espesura de la noche, infatigable te reclamo. Mi voz, desesperada,  se pierde en la niebla de los sueños sin retorno. Ya no te huelo, el aroma de tu piel tan mía, ¡tan increíblemente mía! se va desvaneciendo en el recuerdo y, tu cara, ¡tú cara!…tengo miedo de despertar un día y no tener grabadas en mis retinas la expresión amada. Tú sonrisa, la arruga que marcaba un enfado o la picardía de tus ojos lozanos. Tus manos, tus santas manos… la paz que me acariciaba.
¡Te echo tanto de menos! Que el alma duele reventando en jirones por dentro, las lágrimas no brotan, los ojos están secos…tanto me aflige tu ausencia, que parece que no siento.
¿Dónde estas vida mía? Que la piel se ha tornado cartón y las vísceras se derriten en mi interior vomitando tu nombre en una febril agonía.
Nimia es la falta de cordura ante la  impúdica  desesperanza que transmito, lacerante y fatua condena, en este despertar a mi conciencia  y a la clara eternidad de tu alejamiento…


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

jueves, 14 de abril de 2011

TU Y YO...

                                  
                                               Mi corazón sufre llora en su interior
                                               Desesperada
                                               Desde que te conocí
                                               Sufrir no he dejado
                                               Añoranzas de tiempos pasados
                                               Amor, esa soy yo...

                                               Desconfianza aparcada
                                               Lejanía y frío
                                               Estruendo de dolor, truenos
                                               La tormenta no cesa
                                               Rayos de punta
                                               Lanzas que atraviesan
                                               Eres tú, Amor

                                               El pensar de una vida
                                               Caricias y mimos
                                               Sol de brillos colores
                                               A mi lado...
                                               Desbordada Amor
                                               Y dices…
                                               Vida... sin ti no vivo...
                                               Y te respondo…
                                               Viviendo contigo... Muero mi amor.

                                                       José Manuel Salinas.
                                                                 D.R
(Imagen bajada de la red)

martes, 12 de abril de 2011

LODO EN MIS SESOS...

Ebriedad que me reviste por entero ante un centelleo tan real como doliente. En un gemido de  légamo maloliente escucho la voz más fiera de mi propia mente.
Apoyado en esta mesa que se la traga la carcoma, protegido por unas paredes desconchadas y rancias, me refugio en esta copa rindiendo pleitesía al único dios que atiende  mis plegarias.
La culpa fue mía.
Nunca pediste rosas, ni cielo;  ni alas de mariposas rompiendo el viento. Solo mis brazos, mi cariño… mis momentos.
Tú me lo diste todo. Tu pasión, tú alma, tu vientre y tus senos...me alimenté de ellos y lo único que encontraste a cambio fue mi retroceso.
El día que la casa se quedó vacía, empecé a añorar tus reclamos. Y ahora te busco cada mañana entre el rocío fresco de las flores del campo. Pero dura poco, desparece cuando el sol calienta desde lo alto, al mismo compás que el aguardiente en mis venas se va acumulando… y me queda ese hueco negro y obtuso, como una lejana reminiscencia perdida en el tiempo de mi propio ocaso.
El grito que inflama y me hace sumiso es comprender el destiempo. Todo lo que no dije en el momento correcto, todo lo que tuve que prometer y callé para mis adentros.
Hoy,  te compraría rosas y bajaría el firmamento y cada lucero… te besaría todos los días y abrazaría tu cuerpo hasta morir en tus brazos sin miedos.
Amar como te amo es el precio que pago. La soledad, la mugre...la pena y el llanto. El alcohol bajando por mi traquea el único alivio para este errante, me deja sumido en un letargo…no me deja mirarte.
Así,  sin verte, con el recuerdo manchado de sombras… caminaré lo que me quede.
Más el alba siempre me traerá tu perfume como la flor más viva que se desprende…recordándome día a día como hice el trueque de un alma por una botella de aguardiente.

*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

lunes, 11 de abril de 2011

LA ERMITA DE LA LUZ…(Sierra de Murcia)


Perdida en el valle, entre pinos y genista; alcanzo a mirarte de frente, no sin cierto recato. Hay un enigma que te viste, celeste y blanco, que me impide posar los ojos sin vergüenza. Huele a limones, a sosiego…esa paz que proyectas  inunda a raudales  el alma incansable de esta penitente.
En un gesto pueril, sonrío…nadie me ha contado la historia de tu encanto, sin embargo siento el bien a cada paso, como si en el silencio que te envuelve dejases escuchar  la voces de aquellos que te levantaron.
Entre chocolate y pan de carrasca de las manos laboriosas de los que te rezaron, brota la esencia que te mantiene serena  y al cruzar el pequeño atrio, mis piernas tiemblan.
Dentro, el frío de tus muros rodean mi cuerpo,  más el corazón sigue templado ante tu universo. Sencilla, casi austera…solo unas cuantas velas alumbran la imagen de tu Virgen serena y un solo fraile le reza…más yo, muda, me como a bocados grandes la concordia que me regalas a manos llenas.
De pie ante ti, mi espíritu se despierta y puedo al fin entender, que hay pasados que nunca pasan en las conciencias. Por más cegueras, siempre habrá un mañana que  pueda saborearte como yo,  en esta tarde sin boato y cargada de una luz inmensa.
Adobe anacoreta, trece tu número santo,  humildad que acaricia la  mano de Dios.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

domingo, 10 de abril de 2011

NIEBLAS...

 
                          (Rgto. Gral. Pdad. intelectual Junta de Andalucía 2007 (Cádiz)


                              A qué responde -asustada intranquilidad, germen
                              de rebelión que lo anima, desorden repentino
                              o declive de sentimientos que coinciden con una elisión
                              recíproca- este caos de melancolía y desalientos
                              que me alteran. Fiel al llanto, los recuerdos te nublan
                              como se va empañando el mismo atardecer. Quizás
                              al amor o la llamada a la identidad de dos que lanza
                              obstinadamente una inquietud, una razón germinativa,
                              un aleteo indeciso de palomas, una insatisfacción
                              de intriga, un desafío musical, la flauta contra la lira,
                              un bloqueo en el alma que no asegura paz,
                              una expectativa sin nombre al vuelco de corazón
                              dolorido, o a la siembra interminable de dos cuerpos
                              en la desesperanza extraña de la esencia.

                              Íntimo desasimiento, niebla que en el boscaje
                              oscuro se abre paso lentamente…

                              Entiendo que el dilema es otro, que está definido
                              en los sentimientos -alejamiento, cercanía-,
                              en la firme sospecha de que el inconveniente de todo
                              es no poder habitar debidamente el paisaje
                              deslumbrante y atrayente de tu asombrosa desnudez…

                                                Teo Revilla Bravo.
                                                   Año-2001.

ALGO PARA RECORDAR....


Recónditos bosques de niebla, entre los altos chopos, el sauce y el musgo; brota incansable la asocoa y la falsa oronja. Los helechos alfombran los flancos del pequeño sendero, y yo, alma inquieta, me amalgamo entre ellos como raíz fresca.
Silencio y humedad que atraviesan mi cuerpo, sintiéndome pequeña bajo la perfección que guarda, en un grito fiero, la natura excelsa en cada elemento.
Verdes intensos, marrones muertos…rojos chillones, grises sublimes; transparentes confines...un horizonte abierto.
Rayos de sol que se filtran y coquetean caprichosos con el suelo, tierra que huele a vida, cielo que me bebo con avaricia… momentos de ternura y caricia…estado de total reposo, paz para una alma pérdida, lamento para un corazón roto.


*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

sábado, 9 de abril de 2011

INDOLENTE VACÍO...


Mirando ese papel en blanco, bandera desconocida que cubre mis pensamientos. Silabas distraídas en un horizonte desvanecido, donde las frases se escapan en el infinito de mi intelecto.
Avatares, recorridos de una vida. Indolencia que  es convertida en una conversación sonora; mil veces discutida con los callados, abnegados y pulidos azulejos de limpias juntas. Ya no responden, no me aclaran donde están las ideas, las salidas, los renglones llenos de sentimientos o el buen hacer que ayer tenia.

Yermo  está mi sentido, muerta la gana.  Abigarrados versos quedan impresos para no decir nada. Al leerlos, te atragantas dejando la garganta dolida y la boca seca de rabia.
 El silencio no me acompaña, sencillamente me traga, es una masa oscura que dejó hace tiempo de ser mí aliada… Pétrea las ideas, desvirtuados los colores,  la pluma pesa entre mis manos gastadas, se han marchado las musas...han abandonado mi casa.
La razón no marca el ritmo, el corazón sigue vacío. Las palabras se confunden entre lo racional, lo bastamente animal y el llanto de admitir que todo tiene un final.

Hoy sin saber: desnudo de letras, formas, y sentidos
Vacío de expresión me encuentro, sencillamente estoy  muerto.


*José Manuel Salinas y Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*

jueves, 7 de abril de 2011

SU NOMBRE...CAYETANO.


A pasos obligados hacia lo anodino, perdiendo la gesta de una vida, te veo sentado en tu sillón de espuma;  velado el pensamiento, las manos caídas.
Ya no queda nada, la mirada se ha perdido entre un pasado dormido y un presente que no entiendes…el extravío ha ganado en ventaja al discernimiento, dejando un hueco tan arrogante; que parece un estulto atrevido desafiando al más vetusto sentimiento.
Y te vas meciendo como los niños en un dormitar sin sueños, ya no suenan cascabeles y las manos que te acogen no huelen a claveles…son vanos intentos de  respirar aires nuevos.
Los jardines de diamelas se secaron, los colores perdieron sus tonos y el canto del ave sonó a llanto en el mismo momento que tus ojos se entornaron…
Hoy, solo quedamos nosotros para recordar quien eras… el padre, el abuelo, el amigo, que anduvo con nuestros pasos, en el mismo camino, tanto tiempo como años son los que te sentimos.


Dedicada a Cayetano Rubio Navarro. El abuelo de mis hijas y mi suegro durante muchos años.

*Rocío Pérez Crespo*
*Derechos Reservados*